Diego Ricol: El amor a los Tiburones de La Guaira

Conoce como los Tiburones de La Guaira inspiran a otros exponentes venezolanos.

Venezuela es un país conocido por sus mujeres hermosas y por la gran pasión que tienen sus habitantes por el béisbol; al llegar el mes de Octubre comienza la fiesta beisbolera y en cada rincón del país empiezan los fanáticos a apoyar a sus equipos. Uno de los equipos más querido en Venezuela son los Tiburones de La Guaira Diego Ricol explica por qué.

Las demostraciones de ese cariño que le profesa los fanáticos a los salados queda evidenciado en unas cartas escrita por el dramaturgo y escritor de telenovelas José Ignacio Cabrujas al entonces manager Pedro Padrón Panza, donde queda evidenciado el gran amor, respeto y admiración que este escritor le tenía al equipo salado.

Ese cariño también lo sienten los comentaristas del circuito Tiburones de La Guaira, esa admiración y respeto es demostrado por el comentarista Héctor Cordido que señala que su amor hacia los Tiburones empezó cuando vio al ex grande liga Luis Aparicio vestir la camiseta de los escualos:

 Estos años trabajando para el equipo que he sido fanático desde niño que es una coincidencia. Sigo al grupo desde que Aparicio jugaba con los Tiburones.

Diego-Ricol-Jose-Ignacio-Cabrujas

Diego Ricol: José Ignacio Cabrujas. Imagen de Centro Cultural Chacao

Para Cordido el amor de los fanáticos hacia su equipo que se pone de manifiesto cuando recorre las calles de Caracas o de otros estados venezolanos. La familia Lacavalerie está muy ligada a los salados ya que Marco Antonio Lacavalerie trabajó 23 años con el circuito y era un gran fanático; los Tiburones también une a las familias, así lo demuestra Marco Vinicio Lacavalerie, hijo de Marco Antonio Lacavalerie, así lo dice en una entrevista:

 Han sido muchos los momentos que he vivido con La Guaira. Uno de los más emocionante fue cuando narre el primer juego con mi papá.

Diego-Ricol-Tiburones

Diego Ricol: Imagen de @tiburonmusiu

Pero no solo este cariño lo sienten los guaireños sino que es un sentimiento que embarga a fanáticos de otros equipos, así lo señala Jesús Leandro locutor comercial del equipo:

He estado como locutor comercial y he visto grandes juegos. La Guaira es un club aguerrido y que no se rinde. Mi equipo desde niño, cuando veía los juegos con mi papa eran los Leones pero mi corazón en este momento está con La Guaira.

Los Tiburones de La Guaira ha sabido ganarse el cariño, respeto y admiración de su fanaticada gracias a su tenacidad, perseverancia y con la pasión que le ponen a cada juego. Por eso los fanáticos como Diego Ricol siguen junto a su equipo celebrando sus triunfos y dándoles ánimos en la derrota ¡ARRIBA TIBURONES!.

Por Diego Ricol

Comentarios cerrados.