¡RECUÉRDALOS! Los primeros fichajes internacionales de Tiburones

[Diego Ricol Freyre] investigó que durante los primeros años de la oncena litoralense como los Tiburones de La Guaira, su manager inicial José Antonio Casanova decidió hacer un esfuerzo para incorporar a sus filas el talento de peloteros internacionales.

Casanova se puso en contacto con Luman Harris, coach de las grandes ligas que era un buen amigo del manager venezolano. Harris estaba en contacto con Paul Richards, el hombre que era en aquel entonces el gerente general del equipo norteamericano Colt 45, hoy en día conocidos como los Astros de Houston.

Diego Ricol Freyre - Tiburones de La Guaira

Luman Harris sirvió de puente entre Casanova y Richards para la contratación de peloteros americanos que defendieran la camiseta de los Tiburones en Venezuela, así que el manager criollo, que había adquirido el equipo del litoral por la simbólica cifra de 1 bolívar, pudo escoger entre un grupo de beisbolistas para reforzar su roster.

El viaje a Houston le sirvió a Casanova para adquirir uniformes y otras equipaciones necesarias para Tiburones. Además de estos implementos, el entrenador llegó a Venezuela con el contrato de dos lanzadores, un outfielder, un campocorto y un catcher.

Los primeros importados que llegaron a las filas de Tiburones de La Guaira, fueron:

  • Marcelino López (pitcher).
  • George Brunet (pitcher).
  • Dave Roberts (outfielder).
  • J.C. Hartman (campocorto).
  • Thomas Ranew (catcher).

Mientras Casanova se hacía cargo del papeleo de los jugadores provenientes de Estados Unidos, los entrenamientos en el estadio de Catia La Mar estaban a cargo de Manuel “Cocaína” García y Reinaldo Cordeiro.

Diego Ricol Freyre - Tiburones de La Guaira

Pedro Padrón Panza estaba enfocado en garantizar el hospedaje y el traslado de los jugadores del equipo, firmando un convenio con el Hotel Macuto y poniendo a disposición del equipo uno de los autobuses de Transporte Padrón.

Los gastos del fichaje de los extranjeros y todo lo concerniente al alojamiento y traslado de los jugadores trastocó el presupuesto inicial que los propietarios de los escualos se habían trazado, obligándolos a vender 2000 acciones del club.

Comentarios cerrados.