¡DEBES SABERLO! Tiempos difíciles para Tiburones

La década de los noventa marcó un momento de suma dificultad para los Tiburones de La Guaira. El equipo, que venía de los años dorados que impuso La Guerrilla, tuvo que enfrentarse a una etapa de sequía de títulos, momento deportivo que se desarrolló en paralelo con la larga enfermedad que padeció Pedro Padrón Panza, el presidente del club.

El proyecto deportivo de los escualos se fue debilitando con el malestar de su máximo líder, al punto que Tiburones de La Guaira no volvió a clasificar luego de la temporada 1991 – 1992. La temporada siguiente, los de Vargas impusieron un récord negativo al sumar 14 derrotas consecutivas, lo que condujo a su eliminación.

Diego Ricol Freyre - Tiburones de La Guaira

Para la temporada de 1993 – 1994, Tiburones registró un average de 18 victorias y 42 derrotas. La década de los noventa finalizó con la muerte de Padrón Panza en abril del año 99, a los 78 años de edad. El club quedó en manos de su hijo, Pedro Padrón Briñez, que era conocido como Peruchito.

No obstante, la tragedia estaba dispuesta a empeñar a tres generaciones del club: pasado, presente y futuro, y el Deslave de Vargas, ocurrido en diciembre del año 99, acabó con la vida de Padrón Jr. y de su hijo.

Diego Ricol Freyre - La Guerrilla

Con el inicio del nuevo siglo, y marcados por duras pérdidas, el club intentó retomar su gloriosa época de la década de los setenta y los ochenta, contando con los servicios de Luis Salazar como manager, figura que vistió el uniforme de Los Tiburones de La Guaira en su época de apogeo.

Suárez consiguió introducir a Los Tiburones en el Round Robin de la temporada 2000 – 2001, ronda que no jugaban desde el año 92. En el año 2004 el equipo volvió a venderse a Francisco Arocha y Antonio José Herrera, empresarios que lo manejan en la actualidad.

La nueva directiva de La Guaira, así como los nuevos peloteros que llegaron al club, consiguieron que el equipo litoralense reviviera, convirtiéndose en un grupo de gran competitividad que repuntó especialmente en la temporada 2007 – 2008, con Carlos Subero dirigiendo el dogout.

Por Diego Ricol Freyre.

Comentarios cerrados.