¡DEBES SABERLO! El equipo que costó 1 bolívar

[Diego Ricol Freyre] nos invitó a recordar aquella primera Serie del Caribe que se disputó en el Estadio Universitario en el año 1955. Para aquel momento la liga profesional de béisbol nacional se encontraba compuesta solo por cuatro equipos: Magallanes, Caracas, Vargas y Venezuela.

Las cuatro agrupaciones se encontraban atravesando una graves crisis financiera y Juan Antonio Yanes, conocido también en la pelota nacional como Yanesito, propietario del Venezuela puso la franquicia a la disposición de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP).

Julio Rodríguez, el presidente del club Santa Marta, hizo lo mismo que Yanesito, mientras que Carlos Lavaud, por aquel entonces el propietario de Magallanes, también manifestaba que no podía seguir adelante con su equipo luego de las enormes pérdidas que había tenido en las dos últimas temporadas.

Diego Ricol Freyre - Tiburones de La Guaira

A pesar de la crisis, Lavaud no pretendía vender al Magallanes, a pesar de que un empresario del fútbol, Damián Gaubeka, le había hecho una oferta. El único equipo que se encontraba en una relativa situación aventajada eran los Leones del Caracas. Su propietario Pablo Morales no hacía públicos sus inconvenientes financieros, que eran considerablemente menores a los de sus equivalentes.

La LVBP trataba de hacer todo lo posible para sortear aquella etapa, pues los problemas financieros que aquejaban al primer deporte nacional a mediados de la década de los cincuenta, comprometían el inicio de la temporada durante el mes de octubre. Afortunadamente la intervención de unos empresarios valencianos hizo posible que la situación se subsanara.

Julio Ramírez Borges, los hermanos Saúl y Ramón Branger, entre otros, compraron por un monto aproximado de 100 mil bolívares la franquicia Santa Marta, convirtiéndola en Industriales de Valencia, el primer equipo del interior en formar parte de la LVBP, que además tenía su sede en el estadio Cuatricentenario de la capital carabobeña.

Diego Ricol Freyre - Tiburones de La Guaira

Alejandro Hernández, el dueño de Industrias Pampero, se interesó en la compra de la franquicia Venezuela, a la que llamó El Pampero, contando con el estadio Universitario como su sede. Por siete años estuvo Pampero compitiendo en la liga nacional, pero su actuación dejaba mucho que desear y el público venezolano nunca empatizó con este equipo.

José Antonio Casanova fue el último manager que tuvo Pampero. Alejandro Hernández lo había contratado con la esperanza de que sacara al equipo del atolladero, pero el milagro no ocurrió y el empresario, cansado ya de perder, decidió venderle el club por la simbólica cifra de un bolívar a Casanova, transacción que quedaría para la historia como el nacimiento de los Tiburones de La Guaira.

Comments are closed.