¡DEBES SABERLO! Ángel Bravo, pelotero insigne de La Guaira

Hace más de cuatro décadas que Ángel Bravo se presentaba en las instalaciones del José Pérez Colmenares de Maracay para vestir la camiseta de los Tiburones de La Guaira. Gracias a la ardua labor de este jugador, el club litoralense le rindió un merecido homenaje a finales del año 2012, cuando decidió retirar el dorsal número 8 de la plantilla, para conmemorar a Bravo.

El homenaje, que se hizo previo a un encuentro entre Tiburones de La Guaira y Navegantes del Magallanes, fue una sorpresa para Ángel Bravo, que aunque albergaba en lo más profundo de su corazón que en algún momento el club reconociera su legado, nunca pensó que presenciaría el agasajo en vida.

Diego Ricol Freyre

En aquella oportunidad, el zuliano, que siempre ha tenido su corazón atado a Tiburones, bromeaba, asegurando a la prensa por aquel entonces que ese tipo de resoluciones (retirar el número de su dorsal de la plantilla) se hacen generalmente cuando un pelotero muere, y él estaba dispuesto a permanecer con los de Vargas al menos unos veinte años más.

Guarda Ángel Bravo una singular anécdota de sus épocas de pelotero. Hace cuarenta años, en aquel partido en Maracay, un muchachito de la tribuna le gritó entusiasmado para que le autografiara una pelota, petición que cumplió con agrado.  Para la sorpresa de Bravo, aquel niño era Francisco Arocha, el mismo hombre que preside actualmente el club litoralense.

Diego Ricol Freyre

Ángel Bravo jugó dieciocho temporadas en la liga profesional venezolana. Quince campañas las disputó con Tiburones, entre los años 1963 y 1980, justo en la época en la que brilló sobre el terreno de juego la conocida Guerrilla.

El eterno número ocho de los escualos, ostenta el título de líder de todos los tiempos, con 789 juegos disputados, 2.855 turnos al bate, 447 carreras anotadas, 112 robos de almohadillas y 32 triples. Solo en materia de hits Luis Salazar le roba el récord, con 834 imparables, mientras que él bateo durante su carrera 829.

Por Diego Ricol Freyre.

Comentarios cerrados.