¡DEBES SABERLO! Ángel Bravo, el eterno dorsal 8 de los Tiburones

Hace poco el pelotero venezolano Ángel Bravo fue homenajeado por los Tiburones de La Guaira, equipo que decidió retirar de la plantilla el dorsal número 8 para rendir tributo a uno de los más valiosos jugadores de los salados.

Ángel Bravo demostró su sorpresa ante el agasajo, pues como el mismo zuliano reconoció ante la prensa, esas son determinaciones que suelen tomarse post mortem, pero él ha sido honrado en vida, y con la firme convicción de seguir en el dogout de Tiburones por un buen tiempo más.

Diego Ricol Freyre

El jugador, nativo de Maracaibo, jugó 18 temporadas en la pelota local, quince de ellas vistiendo el uniforme de los Tiburones de La Guaira, desde el año 1963 hasta 1980.

Hasta la fecha, Bravo posee el récord histórico de los litoralenses en casi todas las categorías, siendo superado por Luis Salazar solo en lo concerniente a la cantidad de imparables, pues el grandeliga bateó para los escualos de Vargas 834 toletazos.

Bravo se destacó como jardinero central en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional y en las Grandes Ligas, donde debutó en el año 1963 para los Medias Blancas de Chicago, convirtiéndose en uno de los primeros venezolanos de la historia en ingresar a las Mayores.

Diego Ricol Freyre

Luego estuvo por una temporada para los Rojos de Cincinnati y para los Padres de San Diego. El paso de Bravo por la gran carpa fue breve, solo llegó a disputar 149 encuentros, en los que consiguió un promedio de .248, llegando a anotar un vuelacercas, impulsar doce carreras y anotar veintiséis rayitas.

Ángel Bravo disputó en la LVBP 789 partidos con 2.855 turnos al bate. El zuliano nunca fue un bateador de poder, por lo que en su vida solo llegó a conectar 10 cuadrangulares, uno de ellos en Las Mayores y los restantes con los Tiburones de La Guaira.

Bravo demostró más bien su velocidad en el robo de base, así como su habilidad para conectar hits, acumulando en su trayectoria más de ochocientos indiscutibles. Mantiene la marca de bases robadas con 112 almohadillas.

Por Diego Ricol Freyre.

Comentarios cerrados.