Miguel Cabrera recobró el poder ante Tampa Bay

El venezolano Miguel Cabrera exhibió que todavía tiene poder, luego de conectar un cuadrangular con las bases llenas frente a las Rayas de Tampa Bay y su estelar lanzador Blake Snell durante la jornada del martes en el béisbol de las Grandes Ligas.

El “Papá de los Helados” aprovechó un envío quebrado de Snell, que promedió las 83 millas por hora, en cuenta de una bola y dos strikes en la parte baja de la quinta entrada, momento en el cual el partido se encontraba igualado a dos carreras.

El batazo de Cabrera finalizó en lo más profundo del jardín izquierdo del Comerica Park, hogar de los Tigres de Detroit, específicamente en la zona del bullpen. El oriundo de Maracay, centro de Venezuela, corrió las bases con su estilo peculiar, mientras los aficionados le brindaba una espectacular ovación.

Tras superar numerosas lesiones durante la campaña 2018, que lo limitó a sólo disputar 38 juegos, Cabrera llegó a tres cuadrangulares en la temporada 2019 y el número 468 de por vida en la “Gran Carpa”, gracias a sus 17 años de servicio vistiendo los uniformes de los Marlins de Florida -ahora Marlins de Miami- y Tigres de Detroit.

En su palmarés, Cabrera, de 36 años, ostenta dos premios al Jugador Más Valioso (MVP), cuatro títulos de bateo, siete Silver Slugger, dos veces Jugador del Año y además de haber sido convocado a 11 Juegos de Estrellas ganó la Serie Mundial de 2003 y conquistó la Triple Corona de Bateo (2012).

Pese al mal momento de los Tigres de Detroit, que marchan cuartos en la División Central de la Liga Americana a 16 partidos de los Mellizos de Minnesota, Cabrera es la máxima atracción del equipo bengalí y busca seguir coleccionando números para llegar al Salón de la Fama.

Cabrera tiene contrato garantizado hasta la temporada 2023 y podría llegar a jugar béisbol -si la salud se lo permite- hasta los 42 años, aunque depende si Detroit ejerce las opciones en su acuerdo para 2024 y 2025 respectivamente.

Te puede interesar:

Comments are closed.